Lic. Ciencias de la Comunicación por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de Chihuahua (primera generación). Básquetbolista de corazón // amante del software libre // Apasionado de la fotografía

VALORES DEL OLIMPISMO

“El deporte no es un artículo de lujo, no es una ocupación para ociosos ni una compensación por el trabajo intelectual. El deporte es una fuente de perfeccionamiento interno de cada persona. La profesión no tiene nada que ver con ello. Antes bien, el deporte es un regalo irremplazable que les es dado a todas las personas en igual medida. Desde una perspectiva étnica tampoco existe diferencia, ya que, por naturaleza, todas las razas disponen del deporte como de algo propio y en igualdad de derecho.”

PIERRE DE C0UBERTEIN

 

“Objetivo Olímpico es poner siempre el deporte al servicio del desarrollo armónico del hombre, con el fin de favorecer el establecimiento de una sociedad pacifica y comprometida con el mantenimiento de la dignidad humana. Para ello, el Movimiento Olímpico lleva a cabo, solo o en cooperación con otros organismos y dentro de sus posibilidades, acciones a favor de la paz.”

TEXTODE LA CARTA OLÍMPICA

 

Valores del deporte

La promoción de la cultura deportiva, significa, entre otras cosas, la práctica del deporte y la activación física, a través de la recreación.

Seguido escuchamos que la práctica de alguna de las ramas del deporte, trae una serie de consecuencias positivas para el ser humano.

Explicado de otra manera, el deporte cumple con una conjunto de funciones en una sociedad, ayuda a evitar enfermedades como la obesidad y enfermedades cardiovasculares, produce un bienestar inmediato, promueve el trabajo en equipo, entretiene de manera recomendable, auxilia en la formación del carácter, fortalece la voluntad, alienta el sentido de pertenencia etc.

Los escenarios deportivos, son un reflejo de las interrelaciones, hechos y fenómenos que se dan en una sociedad, por lo que en los campos deportivos, se reproducirán las expresiones humanas de la convivencia social.

PARTICIPACIÓN

Uno de los valores que se promueve en el deporte, es la decisión de participar, dejar de ser un espectador y atreverse a formar parte de un proceso deportivo.

A lo largo de la vida, se nos presentan retos, los que enfrentamos en ocasiones con éxito, la práctica de una disciplina deportiva nos entrena, en ocasiones a diario, en diferentes situaciones para la toma de decisiones en la  resolución de circunstancias problemáticas.

Se crea la conciencia de la comisión de errores y las consecuencias de estos, por lo que el deportista siempre estará alerta para evitar acciones que perjudiquen de una u otra manera la buena marcha del equipo, así como el resultado final de un partido determinado.

Un individuo, entrenado en la participación de situaciones adversas, con toda seguridad, será un voluntario en la solución de problemas comunitarios.

ESFUERZO

Con ciertas excepciones, la consecución de logros en la vida, siempre requerirá de una buena dosis de esfuerzo, de una aportación extraordinaria de recursos, de la aportación del “extra”, como comúnmente se le designa.

Para la consecución de las victorias y de los buenos resultados, la práctica del deporte exigirá a todas las partes involucradas en los procesos deportivos, no solo el mayor de los esfuerzos, sino ir más allá de lo ordinario, requerirá de acciones guiadas por la determinación inquebrantable por entregarse por completo a las exigencias que las circunstancias reclaman.

Las grandes hazañas deportivas, están plagadas de ejemplos, donde la perseverancia, disciplina y esfuerzo, son constantes de estos extraordinarios resultados, donde el esfuerzo siempre ha recompensado.

RESPETO

Las sociedades actuales padecen de mismo  síntoma, entre otros, el poco apego de sus miembros por el respeto y obediencia a toda clase de reglas, llámense jurídicas, morales, religiosas o convencionalismos sociales.

La sociedad está urgida de instituciones que funcionen como instrumentos en la construcción de la tan llevada y traída Cultura de la Legalidad, esto es, la pauta de conducta, donde exista la conciencia y el convencimiento de que acatar las normas conlleva  la convivencia pacífica y armoniosa al interior de una colectividad, y que habría que seguir insistiendo, desde la observancia de las reglas de ortografía, pasando por las leyes de tránsito, para llegar a las leyes que implican una sanción penal.

El deporte es considerado una Institución social, la práctica deportiva, sobre todo en los juegos de conjunto, es un escenario adecuado, para involucrar al ser humano, desde sus edades más tempranas,  en la obediencia de reglas, que señalan el respeto a compañeros, contrarios, público,  autoridad, que es el árbitro, así como a las reglas, que propiamente sancionan el desarrollo del  partido.

Es muy probable, que quien se formó en la sumisión de las reglas que rigen la práctica de una rama deportiva, expresarán el mismo comportamiento, cuando se integre en el seno de la sociedad.

Aristóteles, quien en su juventud, participó en los juegos que se realizaban en Olimpia, nos dejó una reflexión al respeto,

“El hombre, cuando se encuentra al margen de las leyes, es la peor de las bestias”