Lic. Ciencias de la Comunicación por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de Chihuahua (primera generación). Básquetbolista de corazón // amante del software libre // Apasionado de la fotografía

Fue el canadiense James Naismith, profesor de Educación Física, quien conjuntamente, con el también profesor Luther Halsey Gulik, crearon el básquetbol en la Asociación de Jóvenes Cristianos, en Springfield Massachusetts, en el año de 1891.

Naismith, se dedicó profesionalmente a la administración deportiva, primero en Denver y de 1898 a 1937 como director de los programas deportivos y recreativos de la Universidad de Kansas. Tres años antes de su fallecimiento, pudo presenciar en Berlín 1936, la inclusión oficial del básquetbol como deporte olímpico y colgar las medallas a los equipos que ocuparon los tres primeros lugares del certamen, quedando el equipo representativo de México, en el tercer puesto, solo detrás de Canadá y de Estados Unidos.

 

Por cierto que el equipo representativo de Estados Unidos, ha logrado 13  medallas de oro de  las 17 ediciones olímpicas, en cuatro ocasiones venció al equipo de la URSS, en tres encuentros mando al segundo lugar a Yugoslavia, en dos oportunidades  le ganó a la quinteta francesa, dos veces España fue derrotada en la gran final y solamente venció en una ocasión a Canadá y a Croacia, en 1936 y 1992 respectivamente.

 

Fue en Munich 1972, cuando el equipo de las barras y las estrellas es derrotado por primera vez en una polémica decisión de la mesa  arbitral, quedando el marcador final 51 a 50 puntos. Los soviéticos repiten la hazaña en Seúl 1988, anotando 76 puntos por solo 63 de Yugoslavia.

 

El Equipo de la antigua Yugoslavia, además de ser varias veces campeón del mundo en la especialidad, logra la presea dorada en los Juegos Olímpicos de Moscú 1980 y ocupa en cuatro ocasiones el segundo puesto olímpico, en México 68, Montreal 76, Seúl 88 y Atlanta 96. En la tabla general de este evento, le corresponde al equipo de Argentina, en Atenas 2004, ser el primer país latinoamericano en ubicarse en el primer sitio, haciendo realidad el sueño de una medalla dorada.

 

La quinteta mexicana, que ha logrado participar en siete ediciones olímpicas, tuvo un buen inicio en sus primeras apariciones, logra un tercer lugar en Berlín 1936, donde brillan los chihuahuenses Jesús “Tuto” Olmos, Greer Skousen y Kiko Martínez, cuarto sitio en Londres 1948, con sobresalientes actuaciones de los canasteros norteños Héctor “Tarzán” Guerrero y Josué Neri Santos.

 

En los Juegos de Helsinki 1952, Roma 1960 y Tokio 1964, se logra el noveno puesto y en dos ocasiones un honroso doceavo lugar. Con una preparación integral de tres años, en México 68, realizándose los partidos en el majestuoso Palacio de los Deportes, se logra un quinto puesto. La última aparición del baloncesto mexicano en el escenario olímpico fue en Montreal 1976 alcanzando la decima posición, el deporte chihuahuense estuvo representado en esta ocasión por los juarenses Rafael Palomar Acosta y por Jesús García Arenas.